Los masajes representan probablemente la más antigua herramienta terapéutica, que el ser humano ha utilizado para proporcionar y proporcionarse un recurso natural para el dolor. Con el paso del tiempo estas técnicas se han ido perfeccionando, dando como resultado diversos tipos de masaje, desde el de relajación hasta el afectivo o sensual; pasando específicamente por el terapéutico (masoterapia) del ámbito sanitario y el del ámbito deportivo, destinado a mejorar la actividad física.

Los masajes están indicados para todas y todos y desde cualquier edad. Sus beneficios tanto físicos como mentales son muy amplios, desde esta página intentaremos enumerar algunos.

[blockquote style=»style8″ (author=»»)]Un masaje puede aumentar nuestras defensas, aliviar la depresión y disminuir la ansiedad.[/blockquote]

Un estudio, publicado en Journal of Alternative and Complementary Medicine y dirigido por el psiquiatra Mark H. Rappaport y su equipo de CedarsSinai Medical Center, en Los Ángeles, analizó muestras de sangre antes y después de recibir un masaje de 45 minutos, y detectó un cambio significativamente positivo en la composición sanguínea. Aumentó el número de linfocitos, o células blancas que actúan en la lucha y prevención de enfermedades, bajaron los niveles de cortisol, la hormona vinculada con el estrés, y se redujo la vasopresina arginina, una hormona implicada en la conducta agresiva.

El masaje es anti estrés, alivia el estrés emocional, descontractura y relaja los músculos, ya que aumenta la circulación de la sangre, eliminando los productos de desecho acumulados en el torrente sanguíneo. A nivel del aparato circulatorio, reduce el ritmo cardíaco y disminuye la presión sanguínea. La persona experimenta una sensación de calma y tranquilidad.

Los investigadores del Instituto para la Investigación del Tacto (TouchResearchInstitute), de la Universidad de Miamihan comprobado, por ejemplo, que con un masaje diario y aplicado del modo preciso los trabajadores mejoran su productividad; los enfermos quemados sienten menos dolor y picor; los enfermos sometidos a cirugía abdominal se recuperan más fácilmente; los bebés prematuros se desarrollan mejor; los niños asmáticos presentan niveles de cortisol más bajos y sufren menos ataques; los autistas mejoran el comportamiento; los pacientes con síndrome de estrés postraumático rebajan su ansiedad; y los jóvenes, más si viene acompañado de música, alivian su depresión.

Con un masaje, los bebés duermen mejor, lloran menos y sufren menos estrés, según un estudio de la Universidad de Warwick, en Reino Unido. Estos beneficios se acentúan en el caso de los prematuros, cuyo peso avanza más rápidamente y reciben el alta unos seis días antes que los que no disfrutan de un masaje diario. M. Paz García Sola, experta en Psicomotricidad y autora de ¿Te acaricio el alma?, lo llama la nutrición afectiva, “que tanto favorece el vínculo de apego y, de paso, su seguridad y confianza”.

Los deportistas en su entrenamiento diario están acostumbrados a aliviar el dolor y acelerar la recuperación después del ejercicio, pero un equipo de científicos del Instituto Buck de Investigación sobre el Envejecimiento de la Universidad de California y la Universidad de McMaster de Hamilton (Ontario) quiso ir más allá y detectó sus beneficios a nivel celular, como la reducción de la inflamación y el crecimiento de nuevas mitocondrias en el músculo esquelético.

Disminuye los dolores, al mejorar la circulación de la sangre, los nutrientes y el oxígeno llegan con más rapidez a las zonas necesitadas. Reduce la inflamación y mejora la cicatrización de las heridas. El contacto de la mano del especialista con nuestro cuerpo otorga confort, también regula y alivia la tensión psico-física.Ayuda a liberar esas sustancias llamadas endorfinas que nos dan una sensación de bienestar y ayudan a combatir el dolor.

Otorga mayor elasticidad a la piel, ésta se vuelve tersa y suave. En el sistema digestivo aumentan las secreciones gástricas, mejorando problemas estomacales e intestinales. Fortalece el sistema inmunológico, al haber mejor y mayor circulación de sangre en el organismo, lo desintoxica y gracias a ello puede hacerle frente con mayor eficacia a las enfermedades.

Los masajes son una experiencia relajante y terapéutica.  Sus efectos no sólo son a nivel físico, la mente también responde al toque humano.  Durante los masajes relajamos la mente y el cuerpo y nuestra energía aumenta.

Cuando se combina con una dieta equilibrada y con ejercicio, el masaje ayuda a restaurar el contorno del cuerpo y a disminuir los depósitos de grasa. Un buen masaje relajante y terapéutico, contribuye a que los músculos mantengan su flexibilidad, reduce el estrés y si recordamos que más de dos terceras partes de las enfermedades están relacionadas con el estrés nos daremos cuenta de por qué el masaje es tan beneficioso para la salud.

Los masajes tienen muchos beneficios:

– Mejora las defensas: Estimula el sistema Inmune, evitando infecciones.

– Ayuda a relajarnos: alivia el estrés y descontractura los músculos

– Desintoxica el cuerpo: Mejorando la circulación y oxigenación sanguínea.

– Ayudan a nuestro sistema linfático a eliminar toxinas

– Calma el dolor muscular: al mejorar la circulación y reducir la inflamación.

– Alivia el dolor: Al ser un tonificante y relajante del Sistema Nervioso.

– Tonifica los músculos: Los mantiene nutridos y con buena irrigación sanguínea.

– Evita el envejecimiento: Al nutrir y desintoxicar cada célula de tu cuerpo.

– Mejora la autoestima: Al contacto tus células lo interpretan con la química del amor.

– Ayuda en la depresión: Al equilibrar los neurotransmisores y química cerebral.

– Libera emociones y aclara la mente.

– Ayudan a dormir mejor.

Y además ¡son tan agradables de recibir! En Bienestetic tenemos una gran variedad de masaje para elegir el que más bienestar te proporcione. Te invitamos a escoger alguno, estamos seguros que repetirás.